sábado, 27 de enero de 2018

Vida nueva en Jesús

“Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. Lucas 12:15  

Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.”  S. Juan 5:39:40



Nacemos, pasamos nuestra infancia aprendiendo, luego la adolescencia donde tal vez empezamos a soñar con el futuro, con una novia/o, con algo mejor de lo que estamos, tal vez ya terminando el secundario soñamos con una carrera universitaria y/o un empleo para ser independientes de nuestros papás. Y así pasamos muchos años de nuestra vida preparándonos para el futuro; que siempre se tiene la esperanza de que sea mejor o tal vez sin perspectivas de futuro, también pasas tu vida sin valorar que Dios en su bondad te extiende un día más su misericordia; en algunos casos se cae en la dependencia de cigarrillos, alcohol, u otras drogas. Es que el problema es que de cualquier manera la vida se nos pasa porque  “¿qué es vuestra vida? ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Santiago 4:14) muchas veces malgastamos la vida biológica ignorando o sin tener en cuenta que un día moriremos. Pero mientras tienes vida biológica, también sucede que estás muerto espiritualmente, porque no tienes la vida que da Dios en el nuevo nacimiento ¿Qué es esto? Es nacer de la Palabra y el espíritu al creer con fe en la obra que Jesús realizo en la cruz ocupando tu lugar de condenación, por causa de tus pecados y los de todo el mundo; para que creyendo en Él tengas vida que puedes empezar a vivir cuando crees en Jesús “Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.” (S. Juan 20:30-31). Dios el autor de la vida te ofrece reconciliarte con Él y así tengas vida nueva en Jesús “al corazón contrito y humillado no despreciaras tú, oh Dios” (Salmo 51:17)  “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (Santiago 4:8) ¿vendrás a Él?

No hay comentarios:

Publicar un comentario