domingo, 2 de julio de 2017

Regalo inmerecido

 “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.”  1 Corintios 1:21 

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2:8-9


Estimado lector tal vez hayas vivido bastante tiempo, año tras año con un corazón endurecido, aborreciendo y siendo aborrecido por quienes te rodean, por causa del pecado que mora en ti y en ellos. Tal vez te preguntes: ¿qué es el pecado? pecado es transgredir las leyes de Dios como: amarás a Dios sobre todas las cosas, amarás a tu prójimo como a ti mismo, no robarás, no mentirás, no adulterarás; solo menciono cinco de los mandamientos de Dios ¿te reconoces en falta con alguno de ellos? Si tu respuesta es: sí, quiero decirte que Dios puede cambiar tu corazón de piedra (endurecido) por uno de carne, que ame a Dios. ¿Cómo es esto posible? Por la gracia de Dios, el mejor y mas grande regalo inmerecido que muchos desprecian. Debido a que eres un pecador rumbo a ser juzgado por las leyes de Dios y ser hallado transgresor culpable, mereces la condenación en el infierno. Pero Dios envió a su único Hijo Jesucristo a morir en una cruz, ocupando tu lugar de condenación, para regalarte la salvación de dicha condenación. Jesucristo siendo el Hijo de Dios murió crucificado por tus pecados, fue sepultado, mas al tercer día ¡resucito!, todo conforme a las Escrituras, Él se presentó ante muchos testigos dando pruebas indubitables de su resurrección y en Él se anuncia perdón de pecados y justificación por la fe a todo el que cree. Porque agrado a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. ¿Crees esto? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario