sábado, 9 de septiembre de 2017

CUIDADO CON LO QUE LE PREDICAN

Hoy en día existe la tendencia perniciosa de reducir la verdad doctrinal del Evangelio a proporciones híbridas que procuran como fin no el arrepentimiento y la conversión del oyente, sin denuncia del pecado, reduciéndolo a las “ofertas” del Evangelio, con fines lucrativos. Es “otro evangelio” que expresa doble mensaje:
*mensaje subliminal: Usted esta bien pero puede estar mejor, venga!!!
*mensaje oculto: más que usted nos interesa su ofrenda! Con promesas ilusorias de supuestas bendiciones que vendrán en  proporción al monto de esas ofrendas. Mas ofrendas mas bendiciones recibe. 
Fuente: Libro del congreso del año 2.000

El Evangelio o la Buena Noticia de Cristo es la obra que ÉL ha hecho en la cruz, ocupando nuestro lugar de condenación por causa de nuestros pecados. ÉL murió por nosotros; y no solo murió sino que también  resucito y sé sentó a la diestra de Dios e intercede por  todos los que creemos en Él.
 "Por que de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que  todo aquel que en ÉL cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (S. Juan  3:16)
Usted solo debe creer este mensaje con  fe. La salvación es un regalo de Dios; si decide aceptarlo lo invitamos a conocer mas sobre esta salvación tan grande.



domingo, 2 de julio de 2017

Regalo inmerecido

 “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.”  1 Corintios 1:21 

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2:8-9


Estimado lector tal vez hayas vivido bastante tiempo, año tras año con un corazón endurecido, aborreciendo y siendo aborrecido por quienes te rodean, por causa del pecado que mora en ti y en ellos. Tal vez te preguntes: ¿qué es el pecado? pecado es transgredir las leyes de Dios como: amarás a Dios sobre todas las cosas, amarás a tu prójimo como a ti mismo, no robarás, no mentirás, no adulterarás; solo menciono cinco de los mandamientos de Dios ¿te reconoces en falta con alguno de ellos? Si tu respuesta es: sí, quiero decirte que Dios puede cambiar tu corazón de piedra (endurecido) por uno de carne, que ame a Dios. ¿Cómo es esto posible? Por la gracia de Dios, el mejor y mas grande regalo inmerecido que muchos desprecian. Debido a que eres un pecador rumbo a ser juzgado por las leyes de Dios y ser hallado transgresor culpable, mereces la condenación en el infierno. Pero Dios envió a su único Hijo Jesucristo a morir en una cruz, ocupando tu lugar de condenación, para regalarte la salvación de dicha condenación. Jesucristo siendo el Hijo de Dios murió crucificado por tus pecados, fue sepultado, mas al tercer día ¡resucito!, todo conforme a las Escrituras, Él se presentó ante muchos testigos dando pruebas indubitables de su resurrección y en Él se anuncia perdón de pecados y justificación por la fe a todo el que cree. Porque agrado a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. ¿Crees esto? 


viernes, 2 de junio de 2017

La libertad

Nacimos en una época donde la esclavitud fue abolida hace mucho mas de mil años, donde los esclavos no tenían derechos, eran explotados, castigados cruelmente y oprimidos hasta el extremo. Aunque hoy en día podríamos hablar de otra forma de esclavitud y de esclavistas modernos, donde se oprime al trabajador que depende de un salario para subsistir. Pero existe aún otro tipo de esclavitud y es la esclavitud del pecado, siendo Satanás un amo cruel, que paga mal a quien bien le sirve. La Biblia enseña que la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.(Romanos 6:23) Ante este panorama ¿quién no desea la libertad? La humanidad ha conquistado muchos derechos con igualdad de oportunidades, eres libre de protestar, de reclamar lo que es digno, etc… aunque hay países que son la excepción.


El hombre cree vivir en libertad, cuando en realidad vive en libertinaje, siendo esclavo de las acciones que comete con rebeldía y desenfreno. El hombre vive rebelándose a la Palabra de Dios, a eso Dios lo llama pecado y …todo el que hace pecado, esclavo es del pecado. (Juan 8:34) Jesús dijo: y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. (Juan 8:32) también: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre, si no por mí. (Juan 14:6) Jesús siendo el Hijo de Dios vino a este mundo a morir en una cruz por nuestros pecados, ocupó el lugar de condenación que merecíamos nosotros, fue sepultado, mas al tercer día resucito, todo conforme a las Escrituras, se presentó ante muchos testigos dando pruebas indubitables de su resurrección, y en Él se anuncia  perdón de pecados y justificación ante Dios por la fe. Para así librar a quienes creen en Él de la condenación en el infierno. ¡Cree en Jesús!, porque si el Hijo os libertare seréis verdaderamente libres. (Juan 8:36)

jueves, 18 de mayo de 2017

MATEO 8:27 Y LOS HOMBRES SE MARAVILLARON, DICIENDO: ¿QUÉ HOMBRE ES ÉSTE, QUE AUN LOS VIENTOS Y EL MAR LE OBEDECEN?

Los discípulos y Jesús estaban cruzando el mar cuando se levanto una tempestad que las olas tan grandes cubrían la barca. Entonces los discípulos tuvieron miedo y despertando a Jesús le dijeron: ¡Señor sálvanos que perecemos! Él les dijo: ¿Por qué teméis hombres de poca fe? Entonces se levanto y reprendió el viento y el mar y se hizo grande bonanza. Si en tu vida estas atravesando grandes tempestades invítale a Jesús a subir a tu barca, clama al Señor que te salve y deposita tu fe en Él. Porque tiene poder para cambiar tu vida y darte paz, así como tubo poder para calmar el mar. Amén (Así sea)

viernes, 3 de marzo de 2017

¿Corrupción en la justicia?

Dios no es un Juez injusto, no tendrá por inocente al culpable y eso es para todos los hombres de este mundo y eso te incluye a ti también, por eso quiero que reflexiones acerca de cómo Dios te ve basados en la Palabra de Dios y no en tu propia opinión. Te invito a leer el siguiente texto en: S. Mateo 5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.5:18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.5:19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.5:20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.5:21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio.5:22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.5:23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,5:24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.5:25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel.5:26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.5:27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.5:28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.5:29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.5:30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
Quiera Dios que a través del Espíritu Santo te reconozcas pecador, y con arrepentimiento veas a Jesucristo como al sustituto que soporto el Justo Juicio de Dios en la cruz ocupando tu lugar de condenación por causa de tus pecados, para que creyendo en Él seas salvo. Amén

miércoles, 15 de febrero de 2017

El mar y su peligro

Veraneando en la costa pude ver desde la playa como algunas personas  se adentraban al mar, al principio algunas comenzaban mojándose los pies hasta tener solo las piernas sumergidas, otras ya teniendo el agua arriba de la cintura se divierten saltando sobre el oleaje, otras que se atreven un poco más, con el agua hasta los hombros, juegan a saltar las olas, o bien, cuando la ola es más grande, se zambullen de cabeza para que la ola pase por encima de ellos. Una amiga que fue muchas veces al mar me conto que en una oportunidad, sin darse cuenta empezó a ser arrastrada hacia adentro por la corriente  del mar y tuvo que ser rescatada por un guardavidas. Esta situación que describo se asemeja a la vida que muchas personas viven y que yo viví en un tiempo. Desde chicos empezamos a mojarnos los pies con algunas mentiras a nuestros papás para no ser descubiertos de alguna travesura, a medida que vamos creciendo las travesuras también suelen ser más graves, como robar algo aunque sea de poco valor y de esa forma casi como si fuera un juego, nos vamos adentrando al mar de nuestros pecados que nos arrastra a una muerte eterna, por ser transgresores a la Ley de Dios. Pero así como un guarda vidas puede rescatarte de morir  ahogado en el mar. Dios nos proveyó de un Salvador, que sufrió la muerte en la cruz ocupando el lugar de condenación que mereces por tus pecados,  el justo juicio de Dios fue sobre Jesús, para darte vida eterna, y salvarte de una condenación en el infierno. Quizás pienses… esto de Jesús no es para mí, porque ignoras la gravedad del pecado frente a un Dios santo. La Biblia dice:“por cuanto está establecido a los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27) Sí estimado lector un día estarás delante del Señor y serás juzgado por su Palabra. Pero si reconoces tus pecados y tu imposibilidad de salvarte. Acude a Jesucristo. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su único Hijo, para que todo aquel que en Él crea, no se pierda más tenga vida eterna." (S. Juan 3:16)