lunes, 29 de septiembre de 2014

Atravesando la enfermedad

Todas las personas pasamos por problemas de salud, y quizás te preguntes: ¿por qué  tengo que pasar por esto? E incluso tal vez llegues a pensar que Dios es injusto al permitir que pierdas la salud.

Puede ser que tu enfermedad sea pasajera y pronto tengas salud. ¡Es nuestro deseo! Pero quizás al momento de leer este folleto estés sobrellevando la noticia de una enfermedad crónica y tu mente está un poco aturdida. Pero detente un momento para asimilar que lo que te sucede es porque Dios en su soberana voluntad lo permite, para que te des cuenta de lo frágil que es la vida, y como todo lo que planeaste, tal vez, sin Dios puede esfumarse. Quizás pasas tu vida afanándote por tener bienestar, pero…  ¿si Dios hoy reclamara tu alma, lo que has acumulado para quién será? 

Dios quiere que tengas otra perspectiva de la vida, porque, como dice la Biblia: "¿Qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. (Santiago 4:14)". Así también lo efímero de la vida: "Vanidad de vanidades, todo es vanidad" (Eclesiastés 1:2).
Hay algo que no es vanidad y es la vida eterna que puedes tener en Cristo. Quizás hayas escuchado alguna vez,  la Buena Noticia de que Jesús vino al mundo a morir en una cruz ocupando el lugar de condenación que mereces por tus pecados: "Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su hijo Unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda mas tenga vida eterna" (S. Juan 3:16).

Dios te busca hoy a través de este folleto, no endurezcas tu corazón. Dice la Biblia: "Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces" (Jeremías 33:3). "Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios" (Salmo 51:17). "Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones" (Santiago 4.8).

Acércate pues a Dios, confiésale tus pecados, cree en Cristo por la fe en tu mente y recibirás de él perdón y vida eterna.


Que Dios te bendiga y te dé fortaleza y salud. Es nuestro deseo.

sábado, 16 de agosto de 2014

Don Bueno - Aguas Vivientes

 Descubre ¿Que tan buena persona eres? Un vídeo que te enfrentará con la realidad. ¿Te animarás a verlo? 




viernes, 11 de julio de 2014

miércoles, 29 de enero de 2014

SALMO 119:73 TUS MANOS ME HICIERON Y ME FORMARON; HAZME ENTENDER, Y APRENDERÉ TUS MANDAMIENTOS


Las manos de la foto pertenecen a una persona creada por Dios, tal vez con capacidades diferentes a las tuyas, distinto color de cabello de ojos o de piel. Pero cada persona nacida en este mundo es una creación de Dios. Nuestros primeros padres, Adán y Eva, pecaron al desobedecer a Dios y el pecado paso de generación a generación; pero no todas las personas reconocen su estado de separación de Dios. Cristo vino a este mundo a ocupar el lugar de condenación que cada uno merece por sus pecados; el justo padeció por los injustos allí en la cruz para que todos aquellos que reconocen su estado de pecador rumbo a una condenación eterna y se arrepienten, puedan pedirle perdón a Dios y reconocer a Cristo como su Salvador. Él resucito y se sentó a la diestra de Dios para interceder por ti ¡no postergues tu decisión! cree con fe y hallarás el perdón. Amen (Así sea)