viernes, 16 de septiembre de 2011

Tragedia de Flores


A varias personas se les detuvo el reloj de la vida de una forma inesperada por el choque en la barrera de Flores.
Ganarle unos minutos al reloj parece ser la consigna para los que vivimos y transitamos en Capital Federal y Gran Buenos Aires, las ocupaciones se transforman en preocupaciones, se vive a un ritmo acelerado y el nerviosismo empieza a desarrollarse, llegamos a casa agotados de otro día frustrante. No nos tomamos un tiempo para disfrutar y meditar de lo bueno que Dios nos da y tenemos, como la campanilla y las luces rojas intermitentes de la barrera advirtiendo del peligro de cruzar en ese momento. Durante nuestra vida Dios también nos da señales de advertencia, una de ellas en el mensaje del evangelio para que las personas no sean condenadas al infierno y reciban el regalo de la salvación  por medio de Jesucristo, Él padeció en una cruz ocupando tu lugar de condenación. Deposita tu fe en el Señor. Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo , tú y tu casa (Hechos 16:31) .Así sea