viernes, 1 de julio de 2011

DICE EL NECIO EN SU CORAZON: NO HAY DIOS. SALMO 14:1

El incrédulo en Dios busca supuestos errores en La Biblia para alimentar su necedad y rechazar la verdad y sabiduría que  Dios expone en la misma, pero mientras que, cuando la ciencia confirma lo que La Biblia dice desde hace miles de años... tal vez lo crea, pero no le estaría creyendo a Dios y su Palabra sino a lo que la ciencia dice o confirma. A Dios hay que creerle por fe, porque sin fe es imposible agradar a Dios; además “pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación” 1 Corintios 1:21, que por el Evangelio (la Buena Noticia de Jesucristo) es anunciada. Si tú tienes un corazón duro de incredulidad lee la Biblia, pero sin prejuicios, y podrás conocer a Jesús que vino a este mundo a dar su vida en la cruz, incluso por quienes lo rechazan. Él está todavía esperando que te arrepientas de tus pecados y lo reconozcas como tu Salvador. Amen (Así sea)

¿De dónde vengo? ¿Para qué vivo? ¿A dónde voy?

¿De dónde vengo?
Mientras desarrollaba este mensaje recordé que, cuando era un niño, en unas oportunidades les respondí a mis padres  "yo no pedí nacer" y ellos me decían que no debía decir eso y ahora comprendo que tenían razón. No es solo por la concepción humana que venimos a este mundo, sino por la soberana voluntad de Dios que nos da la vida y la existencia. "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó."  Génesis 1:27 Toda persona nacida en este mundo  ha sido y será creada por Dios, y tiene un propósito en la vida, lo que me lleva a responder el segundo interrogante.

¿Para qué vivo?
Dios que es eterno  creo el tiempo y  nos concede el tiempo de vida aquí en la tierra, el cual disponemos para conocer al Dios de amor que envió a Jesús a este mundo para que por medio de la fe en Él seamos poseedores de la vida eterna.  Jesús dijo:" Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia". Juan 10:10 Toda persona que además de nacer de la carne nace espiritualmente, no será condenada, la muerte segunda no tiene poder sobre ella. Esto nos lleva al tercer interrogante.

¿A dónde voy?
Como ya mencione las personas que nacen dos veces (carnal y espiritualmente) vivirán eternamente en el reino de los cielos para adorar a Dios que nos creo y salvo. Pero también existe otro lugar donde los que no nacieron "de agua y del Espíritu" Juan 3:5 por no aceptar el mensaje del evangelio de Jesucristo, sufrirán la muerte segunda," donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga". Marcos 9:44

"El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza"  Proverbios 1:7. Se sabio cree  en Jesucristo