jueves, 18 de mayo de 2017

MATEO 8:27 Y LOS HOMBRES SE MARAVILLARON, DICIENDO: ¿QUÉ HOMBRE ES ÉSTE, QUE AUN LOS VIENTOS Y EL MAR LE OBEDECEN?

Los discípulos y Jesús estaban cruzando el mar cuando se levanto una tempestad que las olas tan grandes cubrían la barca. Entonces los discípulos tuvieron miedo y despertando a Jesús le dijeron: ¡Señor sálvanos que perecemos! Él les dijo: ¿Por qué teméis hombres de poca fe? Entonces se levanto y reprendió el viento y el mar y se hizo grande bonanza. Si en tu vida estas atravesando grandes tempestades invítale a Jesús a subir a tu barca, clama al Señor que te salve y deposita tu fe en Él. Porque tiene poder para cambiar tu vida y darte paz, así como tubo poder para calmar el mar. Amén (Así sea)

viernes, 3 de marzo de 2017

¿Corrupción en la justicia?

Dios no es un Juez injusto, no tendrá por inocente al culpable y eso es para todos los hombres de este mundo y eso te incluye a ti también, por eso quiero que reflexiones acerca de cómo Dios te ve basados en la Palabra de Dios y no en tu propia opinión. Te invito a leer el siguiente texto en: S. Mateo 5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.5:18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.5:19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.5:20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.5:21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio.5:22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.5:23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,5:24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.5:25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel.5:26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.5:27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.5:28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.5:29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.5:30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
Quiera Dios que a través del Espíritu Santo te reconozcas pecador, y con arrepentimiento veas a Jesucristo como al sustituto que soporto el Justo Juicio de Dios en la cruz ocupando tu lugar de condenación por causa de tus pecados, para que creyendo en Él seas salvo. Amén

miércoles, 15 de febrero de 2017

El mar y su peligro

Veraneando en la costa pude ver desde la playa como algunas personas  se adentraban al mar, al principio algunas comenzaban mojándose los pies hasta tener solo las piernas sumergidas, otras ya teniendo el agua arriba de la cintura se divierten saltando sobre el oleaje, otras que se atreven un poco más, con el agua hasta los hombros, juegan a saltar las olas, o bien, cuando la ola es más grande, se zambullen de cabeza para que la ola pase por encima de ellos. Una amiga que fue muchas veces al mar me conto que en una oportunidad, sin darse cuenta empezó a ser arrastrada hacia adentro por la corriente  del mar y tuvo que ser rescatada por un guardavidas. Esta situación que describo se asemeja a la vida que muchas personas viven y que yo viví en un tiempo. Desde chicos empezamos a mojarnos los pies con algunas mentiras a nuestros papás para no ser descubiertos de alguna travesura, a medida que vamos creciendo las travesuras también suelen ser más graves, como robar algo aunque sea de poco valor y de esa forma casi como si fuera un juego, nos vamos adentrando al mar de nuestros pecados que nos arrastra a una muerte eterna, por ser transgresores a la Ley de Dios. Pero así como un guarda vidas puede rescatarte de morir  ahogado en el mar. Dios nos proveyó de un Salvador, que sufrió la muerte en la cruz ocupando el lugar de condenación que mereces por tus pecados,  el justo juicio de Dios fue sobre Jesús, para darte vida eterna, y salvarte de una condenación en el infierno. Quizás pienses… esto de Jesús no es para mí, porque ignoras la gravedad del pecado frente a un Dios santo. La Biblia dice:“por cuanto está establecido a los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27) Sí estimado lector un día estarás delante del Señor y serás juzgado por su Palabra. Pero si reconoces tus pecados y tu imposibilidad de salvarte. Acude a Jesucristo. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su único Hijo, para que todo aquel que en Él crea, no se pierda más tenga vida eterna." (S. Juan 3:16)

viernes, 7 de octubre de 2016

Cinco colores, un mensaje.

El color NEGRO representa el pecado. Pecamos cuando desobedecemos la ley de Dios, los diez mandamientos. ¿Los conoces? 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10. El mandamiento número 9 dice “No mentirás” ¿Te puedo preguntar si alguna vez mentiste? Si tu respuesta es: Sí, entonces desobedeciste la ley de Dios. ¿Cuándo desobedeces a tus papás, seguramente recibis un castigo, no es así? Lo mismo sucede con Dios; por desobedecer su ley merecemos ser castigados y ese castigo es la separación eterna de Dios; pero Dios tuvo un plan para los que reconocen que son pecadores, lo conocerás con el siguiente color…

El color ROJO representa la sangre inocente de Jesús que fue derramada al morir en la cruz, ocupando nuestro lugar. Allí Dios cargó en Jesús el castigo que merecíamos nosotros. ¿Crees que Jesús murió por vos? Sí lo crees, eso se llama FE, y por tu fe, Dios perdona tus pecados y nunca vas a ser castigado por Él.

El BLANCO representa que tus pecados que eran como el color negro, ahora fueron quitados de tu corazón por creer con seguridad que Jesús murió por vos y te concede una nueva vida y un nuevo corazón limpios como el blanco..

El color VERDE representa la esperanza que nos dejó Jesús después de resucitar de entre los muertos y subir al cielo para sentarse a la derecha de Dios y como un abogado defendernos de de las acusaciones del diablo. Jesús también dijo que un día volvería a buscar a los que creen en Él para que estemos junto a Él en el cielo. ¡Esa es nuestra esperanza!


Finalmente, el AMARILLO representa la ciudad donde estaremos con Dios, donde las calles son de oro y las puertas como perlas; sus cimientos  como piedras preciosas. Allí no habrá más lloro, ni tristeza, ni dolor y podremos adorar al Señor y agradecerle por la eternidad que nos salvó.


 S. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 
3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 


jueves, 1 de septiembre de 2016

SEPTIEMBRE UN MES ESPECIAL, EL MES DE LA BIBLIA


La Biblia

Un Autor único, que inspiró un mensaje único a más de cuarenta escritores de distintos oficios, que conservaron su personalidad y la idiosincrasia de la época en que vivieron.

Escrito durante un periodo de 1600 años aproximadamente. Sesenta y seis libros, recopilados en un solo tomo,  traducido a miles de idiomas y dialectos.

El libro más vendido, impreso, distribuido y obsequiado en el mundo.

Sí Usted aún no tiene un ejemplar, Haz clic aquí y que al leerla Dios lo ilumine para conocer la Buena Noticia de que Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores, al ocupar el lugar de condenación que merecíamos nosotros allí en la cruz; que fue sepultado, mas al tercer día resucitó, y aboga e intercede por quienes creen con fe en Él.




La Biblia contiene…

… el pensamiento de Dios, el estado del hombre, el camino de la salvación, la condenación de los pecadores y la felicidad de los creyentes.

Sus doctrinas son santas, sus preceptos son justos, sus relatos son verdaderos, y sus decisiones son inmutables.

Léala para ser sabio, créala para ser salvo y practíquela para ser santo.

Contiene luz para dirigir, alimento para sustentar y consuelo para alegrar.

CRISTO es su gran tema, nuestro bien su designio, y la gloria de Dios su fin.

Léala lenta, frecuentemente y en oración. Involucra la más grande responsabilidad, recompensa la obra más grande y condena a los que toman en poco su santo contenido –               Whitehead

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (S. Juan 3:16)                                                                                  

domingo, 14 de agosto de 2016

1 Corintios 15:1-11

15:1 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 
15:2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 
15:3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;
15:4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;

15:5 y que apareció a Cefas, y después a los doce.
15:6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 
15:7 Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 
15:8 y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.
15:9 Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.
15:10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo. 
15:11 Porque o sea yo o sean ellos, así predicamos, y así habéis creído.